Opinión21.06.2017
(0)guardarlectura zen
El TLCAN y la nueva estrella de los republicanos
Por Milton Merlo
La renegociación entre México y EU impulsa al congresista William Hurd como una de las figuras de la renovación del Partido.

 El lunes por la tarde el congresista William Hurd terminó por consolidarse como una figura de alto nivel en el firmamento del Partido Republicano. Protagonizó una conferencia en Biblioteca George W. Bush en Dallas en la cual realizó una defensa enfática de TLCAN y repasó sus ideas en torno a la renegociación que se iniciará en breve entre México y EU.

La Biblioteca con sede en Southern Methodist University es una construcción clásica de grandes capiteles e interiores amplios. Un edificio que pareciera salido de la vista de Washington, Boston o Filadelfia pero que se alza en el corazón de Dallas cuyas construcciones más rutilantes suelen ser torres de acero y cristal. El interior está recubierto por alfombras rojas en juego con el color del Great Old Party. De decoración austera, el arte que cuelga en las paredes son las pinturas que el ex presidente realizaba para liberar tensiones durante sus años en el Salón Oval.

Hasta allí se acercaron las figuras más rutilantes del partido a nivel local, grandes donantes, académicos y operadores políticos que buscaron saludar al político de San Antonio, una rara avis que logra destacar en ese bastión demócrata del sur texano.

Audaz en su retórica, entretenido en sus modos, Hurd narró sus viajes a Ciudad de México para hablar con senadores y funcionarios de la Cancillería que dirige Luis Videgaray, expresó las inquietudes que grandes empresarios regiomontanos le llevaron a un encuentro para pocos hace dos semanas en Houston y estrenó un slogan sobre la renegociación que viene: "el TLC 2.0".

Hurd propone abrir muy pocos temas a la conversación porque de lo contrario "el proceso puede politizarse en exceso". Reglas de origen, propiedad intelectual, comercio electrónico y, detalle no menor en el contexto actual, energía. En este último aspecto para el congresista es elemental adaptar el TLC a las reglas que planeta la reforma energética impulsada por la administración de Enrique Peña Nieto.

A diferencia de otros republicanos de Texas que insisten en ver al TLC como un tema de fronteras o migración, Hurd marca una clara diferencia: "no vamos a discutir temas de frontera con México, lo que está en juego es la competitividad económica de este estado y por eso Texas debe llevar el liderazgo de este debate dentro de los Estados Unidos". En ese instante recibió la primera tanda de aplausos por parte del auditorio para luego agregar: "el año pasado generamos un comercio por 174 mil millones de dólares con México pero con Canadá solo de 35 mil millones".

Considerado por el portal Político como una de las nuevas estrellas de su partido, sobre el final aportó su costado más electoral: "necesitamos que en noviembre del año próximo(elecciones de medio término) los texanos tengan dinero y empleo y eso no se puede lograr sin una fuerte sinergia con México".

Pro globalización, liberal en lo económico y pragmático en lo político, Hurd se está convirtiendo en un actor rutilante por sus nexos empresariales, su interlocución constante con el gobernador Greg Abbott y su llegada a Paul Ryan, titular de la Cámara de Representantes. El año que viene Texas debe renovar a sus Senadores. Y Hurd tiene muy poco que ver con el perfil de Ted Cruz.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.