Opinión09.06.2017
(0)guardarlectura zen
Las lecciones de la elección del Edomex
Por Eugenio Montiel
AMLO requiere de una comunicación efectiva para revertir una imagen que hoy es su gran obstáculo para conquistar el poder.


Pasado el proceso electoral del 4 de junio es necesario hacer un análisis profundo de lo que sucedió en el comportamiento de los votantes del Estado de México, lo que sin duda debe hacer a pensar seriamente a los partidos políticos de cara al 2018.

En primer término debo decir con cierta pesadumbre, que no tengo duda que el partido más mal posicionado en imagen ante el electorado del país es el PRI y EDOMEX no era la excepción, al menos así lo reflejaban las encuestas, explicándolo en el hecho de que por ser esta entidad la casa del Presidente Peña Nieto, y al ser el mandatario peor evaluado en la historia política del país, por ende era de esperarse un voto de castigo, sin embargo nuestra hipótesis languideció ante los resultados del domingo pasado, lo cual yo solo lo entiendo por el temor de un electorado mexiquense de explorar una alternancia a través de MORENA (AMLO) en la figura de la maestra Delfina Gómez, quien casi seguramente, era la única contendiente con posibilidades reales de llevarse el triunfo.

La zozobra que MORENA (AMLO) genera, y que por motivo de ello el votante mexiquense no se quiso poner en riesgo, la pagó Josefina Vázquez Mota, la "débil" candidata panista que inició su campaña con más de un 30% de intención de voto terminando con tan solo el 11% de los sufragios, lo que hace suponer que ella también fue otra sacrificada por sus propios simpatizantes albiazules ante las amplias posibilidades de triunfo de la maestra Delfina Gómez.

Para nadie es un secreto que el PAN tiene bastiones importantes en Edomex, en el llamado el corredor azul mexiquense, lo que hacía suponer que al menos con estas zonas, Josefina podría llegar con un margen decoroso de votos en la elección final, sin embargo los hechos fueron cambiando desde que arrancó la candidata del PAN, la cual sistemáticamente fue cayendo en las preferencias electorales (quizá por su personalidad, quizá por división interna, quizá por mala campaña, o quizá un poco de todas) terminando en un desastroso cuarto lugar. En contraste a la caída de Vázquez Mota, el perredista Juan Zepeda subía, sin embargo era impensable que pudiera llegar al final de la contienda como vencedor, lo cual nos hace suponer que una gran parte del votante azul se guardó hasta el último momento para definir qué hacer con su sufragio.

Dicho de otra manera, el voto útil que no terminó cosechando el PAN y su candidata, fueron a dar a diversos frentes. Una gran parte al perredista Zepeda, a quien ilusamente le apostaban una posible alternancia pero sin tener que llegar al extremo de votar por Morena; otra segunda parte a Delfina, a quien muy a su pesar debían apoyar si querían lograr que el PRI no repitiera, pero que como vimos no fue suficiente para lograr el propósito, y una tercera aunque en menor medida pero de forma suficiente y por tanto determinante, al PRI para imponer a Alfredo del Mazo como virtual ganador por encima de Delfina con tan solo 2 puntos porcentuales, aún y a pesar de que, esto representara un contraste en su sentir, pues lo dicho por los propios votantes mexiquenses 15 días antes de la elección, fue que más del 60% del electorado NUNCA votarían por el PRI.

Dando por hecho la teoría anterior, (misma que es corroborable al comparar diversas votaciones anteriores con ésta en las secciones que componen el corredor azul) podemos imaginar de qué tamaño es el miedo, que para un segmento de la población, representa MORENA y su sempiterno representante, pues debemos insistir lo contrastante que resultan los resultados del domingo 4 de junio con lo expresado por los mexiquenses solo 15 días antes de la elección.

Nuestra conclusión por tanto es que la lección que nos deja la elección del Estado de México es que existió un TEMOR de darle la gubernatura a la maestra Delfina Gómez, (que dicho sea de paso representaba también una candidatura con muy poca experiencia para gobernar un estado como lo es EDOMEX) quien ante los ojos de ciudadanos podría representar la perpetuidad de MORENA y AMLO en esa entidad, tal y como sí lo está en la CDMX. (Antes DF)

En resumen en EDOMEX aplicó el dicho "más vale malo por conocido que bueno por conocer" por parte del electorado de esa entidad, aun y a pesar de los pesares mexiquenses que con ello tuvieran que darle el triunfo al PRI nuevamente antes que a AMLO.

Por lo anteriormente delineo a las siguientes CONCLUSIONES:

1) A pesar de que AMLO y MORENA, hoy a un año de la elección federal tiene la mayor ventaja para ganar las elecciones del 2018, deberían poner sus barbas a remojar para que no le apliquen la misma dosis que en EDOMEX, y ponerse que diseñar una estrategia de comunicación efectiva generadora de confianza ante el electorado mexicano para revertir la imagen que sus detractores (merecida o inmerecidamente) le han creado y que no le permite concluir exitosamente la conquista del poder. Recordemos que para AMLO esta ocasión sería su cuarto intento, por lo que es urgente si quiere ganar la elección presidencial, que tome EDOMEX como un deja vú, para su proyecto siguiente.

2) Por su parte el PAN debe entender que el voto que ellos puedan dar por "seguro" no lo es tanto si a la hora de emitir su sufragio el electorado azul se concientiza que puede dar el voto útil a favor de otro con tal y que no llegue al poder a quien ellos sienten como su potencial adversario (en este caso AMLO) , en EDOMEX fue caso de Josefina Vázquez Mota donde perdió estrepitosamente, en NL fueron los candidatos azules a la gubernatura y alcaldía de Monterrey en 2015, solo por citar algunos ejemplos, que en el país le sobran a Acción Nacional.

3) El PRD como un ala de la izquierda mexicana, debe reflexionar si debe buscar una reconciliación armoniosa con MORENA y AMLO, a fin de ser una sola fuerza que les permita consolidarse como una sola plataforma y tenga mayor rentabilidad sus esfuerzos para conseguir espacios de poder. La posible e inimaginable alianza del PRD-PAN en 2018, además de resultar un engendro político, puede resultar perjudicial para los dos partidos si se considera que en ambos partidos existen corrientes ultraconservadoras que no comulgarían con la dichosa alianza y por tanto sus votos podrían ir a parar a otros partidos.

4) El PRI con la apretada y coyuntural victoria en el estado de México, NO debiera sentirse triunfante, antes bien, está obligado a hacer un análisis a fondo del porque su votación bajó casi a la mitad de la obtenida en la elección de gobernador del 2011. Sería miope y frustrante que un partido tan importante (que nos guste o no, aún lo es) pudiera conformarse con ganar las elecciones apostándole a la pulverización del voto y/o nominar al menos "peor" de los candidatos, para obtener si bien les va un triunfo pírrico, peor aún si esas condiciones no necesariamente se repetirán en las siguientes elecciones, amén de considerar que el costo de las campañas es insultante por haber superado en términos reales 10 veces más al de su más cercano contrincante.

5) Por último, debemos mencionar que si bien en esta elección hubo presencia de candidatos independientes, para nadie fue una sorpresa que ninguno de ellos obtuviera triunfos importantes, pues NO había ninguno con la fuerza ni imagen suficiente para competir con los principales partidos políticos. Debemos ser claros en el análisis y admitir que tan sólo su participación sirvió para lograr que los partidos dominantes no obtuvieran un triunfo holgado (como Coahuila donde el independiente quitó votos al PRI y que hoy lo tiene en vilo o Nayarit que parte de la derrota del PRI se la debe al independiente).

Lo que es evidente es que ante el hartazgo ciudadano por la partidocracia existente, la que sigue dado muestras de corrupción rampante, surge la incógnita si para el 2018 habrá un ciudadano (sin partido) con el carisma y las propuestas necesarias que pudiera cautivar al grueso de la población para motivarlo a desbancar a la elite de poder tradicional.

Particularmente afirmó que los resultados del domingo pasado fueron una demostración más de la poca credibilidad de los partidos mayoritarios ante la sociedad y muestra es que su imagen y votación van a la baja, con lo que está puesta la mesa para el surgimiento de un "caballo negro" que pudiera competir al parejo con los candidatos de partidos los que tendrán que luchar en el 2018 contra su propio descrédito. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.