Fire and Fury05.01.2018
(0)guardarlectura zen
El libro sobre Trump reavivó el debate de la salud mental del mandatario
LPOLa discusión alrededor del explosivo libro ya se concentra en si el presidente tiene la capacidad de conducir a EU.

 El libro Fire and Fury: Inside the Trump White House del periodista Michael Wolff tomó a Washington por asalto y ha dominado prácticamente todos los titulares durante tres días seguidos, logro que se antoja imposible en la era del siempre hambriento por atención Donald J. Trump. Los esfuerzos del presidente por detener su distribución sirvieron para lanzar el volumen al #1 de los más vendidos apenas un día después de su salida a librerías.

Los primeros titulares fueron para las declaraciones que dio Stephen K. Bannon, otrora aliado y estratega del presidente, en las que prácticamente prendió fuego a su relación con la Casa Blanca, acusando al hijo y yerno de Trump de haber actuado de forma antipatriótica y traicionera en sus reuniones con los rusos, y al segundo incluso lo señaló por presunto lavado de dinero.




¡No autoricé ningún acceso a la Casa Blanca (de hecho lo rechacé muchas veces) para el autor del libro falso! Jamás hablé con él para el libro. Lleno de mentiras, malas representaciones y fuentes que no existen. ¡Miren al pasado de este tipo y observen lo que va a ocurrir con él y con el Descuidado Steve [Bannon]!

Sin embargo, dos días después del primer impacto, los analistas y especialistas se están ocupado de otro tema: la salud mental del presidente. Ya en el pasado Trump ha sido acusado de ser un narcisista incapaz de concentrarse o interesarse por lo detalles finos de su puesto, pero esta vez los testimonios que aparecen en Fire and Fury ponen en duda la capacidad mental del mandatario, y es que no son pocos quienes han interpretado los comportamientos descritos en el libro como señales de que Trump podría padecer demencia.

El comportamiento de Trump aparece en los libros de diagnóstico como una de las posibles señales de demencia, versión que la Casa Blanca ha negado

El autor narra cómo los miembros del staff presidencial expresaron preocupación por la estabilidad mental del magnate. "Todos estaban dolorosamente conscientes del incremento en las repeticiones [del presidente]", se lee en el libro.

De acuerdo con los testimonios presuntamente recabados por el autor, Trump acostumbra contar la misma anécdota o historia una y otra vez, repitiéndola idénticamente y de manera compulsiva.

"Solía ser que en un periodo de 30 minutos repetía, palabra por palabra y expresión por expresión, las mismas tres historias - ahora era en un periodo de 10 minutos. En verdad, muchos de sus tuits eran el producto de sus repeticiones - él simplemente no podía parar de decir algo".

El periodista Michael Wolff, autor del explosivo libro que ha puesto de cabeza a Washington

Este tipo de comportamiento aparece en los libros de diagnóstico como una de las posibles señales de demencia, versión que la Casa Blanca ha negado. Hoy la secretaria de prensa Sarah Huckabee Sanders llamó "una desgracia" y "risibles" los señalamientos sobre la salud mental de su jefe: "Si fuera incapaz [de cumplir sus funciones], probablemente no estaría sentado ahí [en la Oficina Oval] y no hubiera derrotado al grupo más calificado de candidatos que el Partido Republicano ha tenido", respondió. 

Minutos después apareció Trump en un video defendiendo las bondades de su reforma fiscal. No escapó la atención de los periodistas la forma en que el video estaba editado, con una cantidad inusual de cortes, quizá para permitir al mandatario dar su mensaje en pequeños fragmentos y no de un solo jalón; a pesar del truco, común entre los youtubers, Trump parecía estar teniendo dificultades para pronunciar su discurso.

Te voy a decir una de las descripciones que todos hicieron", continuó el periodista. "Todos la comparten. Todos dicen que es como un niño

Hoy, Wolff apareció en el programa de revista de la NBC TODAY, donde fue entrevistado sobre el proceso que vivió al interior de la Casa Blanca, y en particular sobre el estado mental del presidente.

"Uno de los temas [del libro] [...] es que todos alrededor del presidente - asesores senior, miembros de su familia, todos y cada uno de ellos - cuestionan su inteligencia y capacidad para el cargo", dijo la conductora Savannah Guthrie.

"Permíteme pintar una línea en la arena", respondió Wolff, "100% de las personas que lo rodean [lo cuestionan]".

Según el autor, incluso su yerno Jared Kushner y su hija predilecta Ivanka Trump ponen en duda su capacidad para dirigir la nación.

"Te voy a decir una de las descripciones que todos hicieron", continuó el periodista. "Todos la comparten. Todos dicen que es como un niño".

La opinión profesional llegó al Capitolio

Apenas hace un mes la doctora Bandy X. Lee acudió al Capitolio en Washington para entrevistarse con más de diez legisladores -todos  excepto uno eran demócratas- sobre el tema de la estabilidad del presidente. El mensaje fue claro: "Va a desatarse, y estamos viendo las señales". El terminó exacto que utilizó la psiquiatra fue unravel, seguramente refiriéndose a esta definición: "Comenzar a fallar o colapsar".

Durante una entrevista la también autora del libro "El peligroso Caso de Donald Trump", en el que 27 psiquiatras y especialistas evalúan el nivel de "peligrosidad" del presidente, señaló otros comportamientos preocupantes del mandatario:

Sentimos que la excitación por tuitear es una indicación de que está desmoronándose por el estrés. Trump se va a poner peor y va a volverse incontenible

"Regresar a las teorías de la conspiración, negar cosas que antes ya había admitido, su tendencia a ser atraído por videos violentos", dijo la doctora, refiriéndose a la ocasión en que Trump retuiteó videos donde supuestos musulmanes violentos cometían actos atroces contra cristianos en medio oriente.

"Sentimos que la excitación por tuitear es una indicación de que está desmoronándose por el estrés. Trump se va a poner peor y va a volverse incontenible bajo las presiones de la presidencia", afirmó la especialista.

En otra ocasión la psiquiatra consultada por miembros del Congreso dijo que Trump "ha mostrado atracción por armas poderosas y por la guerra y ha provocado a una nación hostil que ya de por sí tiene a un líder inestable y poder nuclear", apuntó.

"Todos estos signos no sólo son signos de peligro, sino del tipo de violencia cataclísmica que podría poner fin a la humanidad como la conocemos", sentenció la experta.

Analistas políticos como Bill Kristol, editor del diario Weekly Standard, y especialistas como Richard Painter, asesor legal en asuntos éticos durante la presidencia de George W. Bush, ya han sacado el tema de invocar la enmienda 25 de la Constitución de Estados Unidos, la que establece que un mandatario puede ser removido de su puesto en el caso de que el vicepresidente y la mayoría del gabinete presidencial consideren que el presidente, por motivos mentales o físicos, sea "incapaz de desempeñar los poderes y responsabilidades de su cargo".

"Este tuit por sí mismo es suficiente para removerlo de su cargo bajo la Enmienda 25", aseguró Painter en referencia al mensaje en el que Donald Trump amenazó al líder norcoreano Kim Jong Un. "Este hombre no debería tener las bombas nucleares".

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.