Crecimiento11.10.2017
(0)guardarlectura zen
Análisis: ¿Cómo impactaría en la economía mexicana un aumento de la tasa de la Fed?
LPOLa Reserva Federal de Estados Unidos se encamina aplicar una nueva alza antes de fin de año.

 Fed

La íntima relación entre la economía norteamericana y la mexicana no es algo nuevo. Desde que México decidió adoptar un modelo productivo basado en el desarrollo del comercio internacional, los Estados Unidos se han convertido en su principal socio comercial.

Este hecho ató al crecimiento de México a los caprichos de la economía norteamericana lo que, sin duda, creó una situación en donde el gobierno de mexicano debe adaptarse y reaccionar con celeridad ante los cambios en la política económica de su vecino del norte.

Tal como se venía anunciando hace tiempo, la tasa de interés de la Reserva Federal comenzará a incrementarse en los próximos meses, incluso se descuenta en los mercados que aplicará una nueva alza antes de fin de año. Esto se debe a que la Fed ha decidido dar marcha atrás con la política monetaria laxa iniciada luego de la crisis sub prime cuyo objetivo había sido el de estimular la economía.

Esencialmente, la Reserva Federal había realizado compras masivas de los activos tóxicos que dieron origen a la crisis financiera así como de bonos de entidades financieras que se encontraban en aprietos. Esta expansión monetaria no solo pretendía "salvar" a las empresas quebradas o en situaciones delicadas, sino también reactivar el consumo. Asimismo, se aseguró que la tasa de interés se mantuviera a niveles históricamente bajos para garantizar el acceso al crédito por parte de los consumidores y de las empresas.

Actualmente el organismo inició una reversión de dicha política expansiva, que tiende a elevar la tasa de interés. De hecho, ante el solo anuncio de que las compras de activos se reducirían en 50,000 millones de dólares para octubre del año siguiente, la tasa de interés de los bonos del Tesoro norteamericano a 10 años se incrementó de un 2.23% a un 2.28%.

¿Cómo afectará esto a México?

Como ya lo ha señalado la profesora del UNAM Noemi Levy Orlik, el Banxico ha tendido históricamente a responder con celeridad cuando la Fed eleva la tasa de interés. Esto, con el fin de mantener la brecha entre ambas. Por el contrario, "es más lento en manifestarse cuando estas se reducen".

Mantener el diferencial de tasas lo más amplio posible juega a favor de México ya que éste busca atraer capitales para mantener la estabilidad de la macroeconomía. Con la entrada de divisas se busca mantener invariable el tipo de cambio, al mismo tiempo que se utilizan dichos recursos para financiar el déficit comercial.

El problema de aumentar la tasa de interés se relaciona con el efecto recesivo que esta medida pueda tener sobre la economía. Si bien el Banco de México ha decidido mantener sin cambios el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día en un nivel de 7 % en su último anuncio de política monetaria, el cambio en las circunstancias ameritaría un replanteo de las metas.

El presidente del Banxico, Agustín Carstens.

A pesar de que aún la nueva política monetaria del gobierno de Trump no ha afectado a la tasa de interés local, ya han comenzado a sentirse las repercusiones de ésta medida al registrarse un incremento en los costos de determinados productos financieros. Por este motivo, ha ocurrido una desaceleración en los créditos personales, de nómina y en las tarjetas crédito. De hecho, los créditos personales están a punto de sufrir una contracción en su evolución.

En cuanto al crédito del sector privado en general, según datos del Banxico, se ha observado un menor crecimiento en términos reales en agosto con respecto al mismo mes del año pasado. Se ha pasado de un 13% a un 6.2%, lo que constituye una clara desaceleración. Asimismo, la desaceleración más llamativa la ha sufrido el crédito al consumo el cual pasó de un crecimiento interanual real del 10.3% a tan solo un 2.6% en agosto de este año.

Según analistas del sector financiero, se espera que esta tendencia continúe lo que, tarde o temprano, golpeará al consumo y luego al crecimiento. Está percepción puede verse reflejada en la muy pesimista proyección que ha hecho el Bank of América al calcular que el crecimiento para el año que viene será tan solo de un 1.6%

Si encima agregamos el aumento aún no confirmado de la tasa de interés (la cual podría subir más de lo previsto para contrarrestar las presiones inflacionarias de la depreciación de tipo de cambio), podríamos estar contemplando un panorama recesivo en el largo plazo.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.