Las Vegas05.10.2017
(0)guardarlectura zen
La Asociación del Rifle se prepara para la guerra tras la tragedia en Las Vegas
Por Hernán SarquisEl poderoso organismo consigue más socios y fondos cada vez que hay una masacre en EU.

Suena aterrador y contraintuitivo, pero de acuerdo con la investigación del New York Times, cada vez que hay una nueva masacre como la ocurrida la noche del domingo en Las Vegas, la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el principal y más poderoso grupo de cabildeo a favor de la industria armamentista en Estados Unidos, ve sus números y su cofre de guerra crecer. 

Fundada en 1875 -hace casi 150 años-la NRA fue creada como poco más que un club de caza donde los veteranos de la Guerra Civil norteamericana podían dar uso a sus armas para algo más que matar soldados del bando contrario. 

Es en los años sesenta que, tras una serie de atentados de alto impacto, como el que cobró la vida de John F. Kennedy y el que acabó con la de Martin Luther King, que la asociación se convirtió en organismo politizado para después, con el paso de las décadas, dedicarse casi de manera exclusiva a bloquear todo tipo de legislación que pretenda limitar la Segunda Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, la que garantiza el derecho a la portación de armas.

En cuanto ocurre una tragedia como la de Las Vegas, el organismo lanza cientos de correos a sus miembros advirtiendo que sus derechos están en peligro y que es el momento de defenderlos a través de donaciones. Esto incrementa sus cuentas bancarias y estimula la llegada de nuevo socios.

Poster de día de las madres en la página de Facebook de la NRA

Basta echar un vistazo a las listas de donantes que la asociación publica todos los años para descubrir el verdadero poder del organismo. Tan sólo el maverick John McCain, célebre por actuar con base en sus principios y creencias, ha recibido casi 8 millones de dólares de la organización. En segundo lugar aparece Richard Burr, senador de Carolina del Norte, con 6.9 millones, y debajo de él Roy Blunt de Missouri, con 4.5 millones. Por su parte, el senador de Florida y excandidato presidencial Marco Rubio, Little Marco, como lo llama Trump, ha recibido 3.3 millones de la NRA a durante su ilustre carrera política.

En noviembre pasado la asociación apoyó con medio millón de dólares al senador republicano Blunt, que entonces buscaba la reelección, pero asignó 2.5 millones -cuatro veces más-para atacar al candidato demócrata que buscaba quitarle la curul

El problema no sólo es el temor por perder los millones de dólares de apoyo que la asociación arroja a sus candidatos, es probable que del otro lado del pasillo haya billeteras igual de abultadas dispuestas a reemplazar lo que se pierda con la NRA, pero el miedo de los congresistas republicanos es estar del lado equivocado del poderoso rifle de fondos del grupo armamentistas. Por ejemplo, en noviembre pasado la asociación apoyó con medio millón de dólares al senador republicano Blunt, que entonces buscaba la reelección, pero asignó 2.5 millones -cuatro veces más-para atacar al candidato demócrata que buscaba quitarle la curul, Jason Kander.

Trump recibió el apoyo de la NRA durante la campaña y en marzo, ya como presidente, habló en uno de sus eventos

Para infortunio de Blunt y la asociación, Kander es un capitán retirado del ejército, veterano de Afganistán a donde fue de manera voluntaria, exsecretario de Estado de Missouri. Cuenta pues con todas las credenciales del héroe americano. Atacarlo parecía que no sería tarea fácil. La asociación recurrió entonces a una táctica milenaria: mentir. Lo que siguió fue la elección más cara en la historia del estado, una que finalmente Kander perdería, pero no sin antes asestar una elegante bofetada con guante blanco.

"Soy Jason Kander", dice el candidato, de pie frente a una mesa, con un rifle desarmado y los ojos vendados. "El senador Blunt me ha estado atacando [respecto a mi postura] con las armas", continúa el entonces candidato en un tono relajado y casual. "Bueno, en el Ejército aprendí a usar y respetar mi rifle. En Afganistan me ofrecí a ser un arma extra en el convoy de camionetas sin blindaje, y en la legislatura estatal apoyé la legislación en pro de la Segunda Enmienda. También creo en los chequeos de antecedentes para evitar que un terrorista consiga una de éstas", dice sosteniendo el rifle. "Yo apruebo este mensaje porque quiero ver al senador Blunt hacer esto". Lo increíble es que en los 32 segundos que dura el video Kander terminó de ensamblar con los ojos vendados lo que parece ser una carabina M4, el equivalente militar del rifle Colt AR-15, tan popular entre los narcotraficantes de nuestro país.

Ayer se supo que los legisladores republicanos en el Congreso finalmente estaban dispuestos a -por primera vez desde 1968-pasar una ley de control de armas. La propuesta, en el contexto de los acontecimientos de los últimos 20 años, es tan insuficiente que parece un chiste. Los republicanos dijeron estar abiertos a prohibir la venta de un aparato llamado bump stock. Se trata de un aditamento que se ajusta al soporte (stock) de hombro de un rifle semiautomático para simular la capacidad de fuego de una carabina automática de nivel militar. En Estados Unidos las armas automáticas fueron prohibidas en los años 30. El tirador de Las Vegas que acabó con la vida de 58 personas el fin de semana pasado utilizó uno de estos aparatos para perpetrar la masacre.

El congresista Steve Scalise, uno de los líderes republicanos en la Asamblea de Representantes, fue atacado a tiros en junio pasado mientras entrenaba con otros colegas para el juego de baseball anual que el Congreso realiza. Apenas hace unos días salió de recuperación después de pasar meses luchando por su vida. Ayer Scalise declaró que los hechos del domingo en Las Vegas sólo habían servido para reforzar su fe en la Segunda Enmienda. "Usar [esta tragedia] para promover el control de armas es la forma equivocada de abordar esto", afirmó el legislador. "Esas leyes no habrían hecho nada por detener lo que pasó".

La senadora demócrata Dianne Feinstein intentó impulsar legislación para prohibir estos letales aditamentos en el año 2013. Sus esfuerzos fueron bloqueados por el lobby armamentista y la NRA. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.