Rusia Affair14.07.2017
(0)guardarlectura zen
Espía soviético estuvo presente en reunión con Trump Jr. y abogada ligada a Putin
Por Hernán SarquisEl hijo de Trump asistió a la reunión esperando obtener información dañina contra Hillary Clinton.

 No han terminado las revelaciones acerca de la reunión que Donald Trump Jr. sostuvo con una abogada rusa en julio del año pasado. Se supo, gracias a una historia publicada por el New York Times, que al hijo del presidente le ofrecieron la reunión para entregarle información perjudicial contra la entonces candidata presidencial Hillary Clinton. Cuando el Times obtuvo los correos electrónicos intercambiados por Junior y Rob Goldstone, quien estaba sirviendo de enlace con la abogada Natalia Veselnitskaya, el hijo del presidente se les adelantó y los publicó él mismo en su cuenta de Twitter, en un esfuerzo quizá de mostrar transparencia y tal vez también para quitarle la exclusiva al diario. La historia no termina ahí. Hoy se supo que a la reunión -además de Jared Kushner, Trump Jr., Paul Manafort y la abogada rusa-también asistió un ex agente de inteligencia soviético de nombre Rinat Akhmetshin, quien ha sido descrito como un operador político y cabildero de alto nivel de Washington.

Relacionada: El hijo de Trump reconoce que se juntó con los rusos para operar en contra de Hillary

Akhmetshin, de acuerdo a reportes, estaba colaborando con Veselnitskaya en sus esfuerzos de acabar con el acta Magnitsky, una ley de 2012 que tiene la intención de penalizar a 18 funcionarios rusos a quienes el Gobierno de Estados Unidos hizo responsables de la muerte del abogado y activista Sergei Magnitsky, quien murió en prisión en 2010. Bajo la ley, dichos funcionarios tienen prohibido el acceso tanto al sistema bancario de Estados Unidos como a su territorio nacional. Como respuesta, el gobierno de Vladimir Putin acabó con un programa de adopción de niños rusos por ciudadanos norteamericanos. La abogada que ofreció la información a Trump Jr. mencionó dicha ley como la responsable del término del programa de adopción.

A finales de los 90 Akhmetshin estaba colaborando con un líder de la oposición en Kazakhstan para tumbar la presidencia de Nursultan Nazarbayev

Rinat Akhmetshin emigró a Estados Unidos cuando cayó la Unión Soviética en 1991. En su país natal fue miembro del Ejército Rojo y trabajó para una unidad de contrainteligencia militar. También se ha dicho que trabajó directamente con una agencia de inteligencia soviética, aunque él lo ha negado. En 2009 obtuvo la nacionalidad estadounidense y empezó su trabajo como cabildero en pro de los intereses de Rusia en Estados Unidos. Desde el año pasado Akhmetshin ha trabajado en colaboración con la consultora Fusion GPS para cabildear con miembros del Congreso y lograr derribar la ley Magnitsky. No han tenido éxito, sin embargo, fueron denunciados por el congresista Chuck Grassley, presidente del Comité Judicial del Congreso, por no registrarse como agentes extranjeros bajo la ley FARA (Foreign Agents Registration Act), que obliga a cualquier individuo que trabaje a favor de los intereses de una potencia extranjera a reportarlo ante el Departamento de Estado.

La Casa Blanca ha  insistido en que no hubo nada inapropiado en la reunión, y en tratar de normalizar la comunicación entre el hijo del presidente y su yerno con personas cercanas al Kremlin

De acuerdo al periodista y autor Steve LeVine, a finales de los 90 Akhmetshin estaba colaborando con un líder de la oposición en Kazakhstan para tumbar la presidencia de Nursultan Nazarbayev. Según LeVine, quien en ese entonces trabajaba para el New York Times, el exagente soviético le filtró una serie de documentos que revelaban cuentas multimillonarias del presidente en bancos suizos. "El resultado", narró LeVine, "fue una exclusiva en el diario, una investigación de alto perfil del Departamento de Justicia de Estados Unidos, y, después, una nutrida sección de un libro que escribí sobre esos años en el Mar Caspio".

Hoy el congresista demócrata Adam Schiff, miembro del Comité de Inteligencia del Senado, quienes investigan los nexos entre la campaña Trump y Rusia, declaró a través de un comunicado que -de ser cierto-la presencia de un agente de contrainteligencia ruso en la reunión es otro "hecho profundamente perturbador sobre esta reunión secreta".

Dijo también que la reacción de Trump Jr. a las revelaciones, primero negando que haya existido, y luego afirmando que sólo se discutió el tema de la adopción, para finalmente reconocer sus verdaderos motivos en la reunión, "pinta un retrato consistente de ocultamiento y engaño en lo que se refiere a las reuniones de la campaña con funcionarios rusos y sus intermediarios".

La narrativa de la Casa Blanca ha sido insistir en que no hubo nada inapropiado en la reunión y en tratar de normalizar la comunicación entre el hijo del presidente y otros personajes, como el yerno de Trump Jared Kushner, con personas cercanas al Kremlin. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.